¿Cómo cuidar tu cerebro?



Tu cerebro

Disfrutar de una buena calidad de vida va mucho más allá de lo meramente físico. El cerebro, como cualquier otra parte de tu cuerpo, necesita estar en forma. Aunque es cierto que con la edad, es común empezar a tener cierto deterioro mental, se ha demostrado que la estimulación cerebral continuada favorece el desarrollo de nuevas conexiones neuronales, por lo que es posible compensar el deterioro producido por la edad. Para mantener el cerebro joven y sano es importante estimular su actividad. El ejercicio físico, una dieta equilibrada y una vida activa son elementos clave en este proceso. Sigue leyendo para saber los consejos básicos que debes seguir si quieres disfrutar de una buena salud cerebral. Recuerda que puedes contactar con nuestro equipo médico en cualquier momento.

cerebro

Algunos consejos que puedes empezar a poner en práctica:

  •  Mantente curioso e involucrado en muchas actividades.
  • ¡Nunca dejes de aprender cosas nuevas!
  • Lee, escribe, haz rompecabezas o crucigramas.
  • Inscríbete a cursos de idiomas y conferencias (si el desplazamiento es un problema puedes hacerlos online).
  • Juega a juegos, especialmente con los jóvenes para empaparte de su esencia y su forma de vivir y pensar.
  • Encuentra un centro local para adultos donde aprender, discutir e interactuar con otras personas.
  • Cuida tu vida social, encuentra un pasatiempo o sal con tus amigos.
  • Mantén una dieta saludable en la que no falten las verduras, cereales integrales y frutas.
  • ¡Deporte! ¡El ejercicio es realmente importante para el cuerpo, pero también es bueno para la mente!
  • Evita hábitos tóxicos como fumar o beber alcohol.

Para más información o solicitar cita, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Que efectos tienen las emociones en nuestro cerebro y salud

Es evidente que nuestra salud mental repercute en nuestra salud física. Nuestros pensamientos generan unas emociones y estas producen un estado mental que puede ser positivo o negativo. Debemos tener en cuenta pues, que la calidad de nuestra salud depende en gran parte de la calidad de nuestros pensamientos. ¿Has oído nunca la expresión “somos lo que comemos”? Con la mente y los pensamientos funciona igual, pero en este caso “somos lo que pensamos” y, evidentemente, nuestras emociones tienen una repercusión en nuestra salud y bienestar global. El mundo en el que vivimos nos invita constantemente al estrés y a la preocupación y esto puede dificultar tu día a día. Para sentir una mayor sensación de calma y bienestar es necesario modificar la forma en la que pensamos. Sólo de este modo podremos mejorar nuestra salud mental y, en consecuencia, también el estado de nuestro cerebro. Los siguientes consejos pueden ser de ayuda:

heartandbrain

1. Expresa tus emociones

Si estás estresado o preocupado, trata de tener tiempo para ti mismo, haz algo de ejercicio o busca un pasatiempo para ayudarte a expresar todas sus emociones. Cuando hablamos de expresar las emociones, no necesariamente nos referimos a hablar con alguien. Hay muchas formas de expresar lo que sentimos y, curiosamente, las más efectivas no siempre son las verbales. Podemos expresarnos mediante la pintura, la escritura, el deporte, el canto, la danza, e infinidad de estrategias más. Trata de conocerte un poco mejor y descubrir que recurso te funciona mejor a ti.

2. Dedicate el tiempo necesario

Vivimos en la inmediatez. Este estilo de vida nos provoca estrés. Vamos por la vida con la sensación de no tener nunca tiempo suficiente para hacer las cosas. Corriendo de un lado a otro no nos hace más productivos, sólo consigue estresarnos y acumular tensiones innecesarias. Trata de reducir tus actividades diarias y centrarte más en lo que haces en cada momento, sin prisas. Es importante comer despacio y sin demasiadas distracciones, también hacer ejercicio regularmente. Aunque es posible sentirse presionado por objetivos no debemos olvidar jamás nuestras propias necesidades. Una mente que no está sana no podrá cumplir jamás con sus obligaciones, así que ya sabes lo que toca: priorizar. Para una buena salud mental y un funcionamiento eficaz en el trabajo es esencial encontrar tiempo para la familia, los amigos, tus hobbies y para estar solo.

3. Restablece el equilibrio

Sin equilibrio no hay salud. Combinar bien trabajo y vida personal es un arte que parece imposible, pero que es posible y, sobretodo, necesario. Es necesario saber gestionar el estrés y dedicar tiempo a actividades que puedan mejorar tu calidad de vida. Actividades como la música, el deporte o la meditación pueden ayudarte a tener una mayor claridad mental, una sensación de control y equilibrio mente-cuerpo.

meditate

¿Tienes dudas o quieres un seguimiento individualizado? Reserva una cita con uno de nuestros médicos.